¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!
Hoy, 22 de marzo de 2015, "Mis lecturas" y yo, cumplimos nuestro segundo año compartiendo eso: lecturas; mejor decir, comentarios de lecturas.
En veinticuatro meses han pasado por esta "casa" 23.579 personas.
¡¡GRACIAS A TODOS!!

miércoles, 16 de octubre de 2013

Viento del este, viento del oeste, Pearl S. Buck

Título: Viento del este, viento del oeste
Autora: Pearl S. Buck
Editorial: Círculo de Lectores
Traducción: G. y L. Gosse
Nº de páginas: 224
P.V.P.: 18,50
Género: Novela
Estilo: Prosa poética
Cubierta: tapa en tela roja con sobre impresión del título en letras doradas dentro de un rectángulo en negro y caracteres chinos arriba y debajo de dicho rectángulo.

* Edición especial 50 aniversario Círculo de Lectores

Personajes

Narradora-protagonista – Joven china de 17 años (pág 15), de nombre Kwei-Lan (pág 15), casada (prometida desde su nacimiento) y cuya vida se tambalea al contraer matrimonio y entrar en conflicto las costumbres de oriente (China) con las de occidente (este -se supone que se trata de los Estados Unidos, aunque no los nombra en la narración-) donde se ha educado su marido.

Persona a la que Kwei-lan relata su historia, o sus penas, y a la que llama “hermana” pero sin revelar, en ningún momento, su identidad (escribe en segunda persona, como si fuera en primera; es una especie de fluir de conciencia, como si lo que cuenta lo hiciera o bien al lector, o a sí misma en voz alta).

Marido de la narradora – Tiene 6 años más que ella (los prometieron cuando ella nació y el niño tenía 6 años –pág. 11-).

Familia de la narradora compuesta por:
* Los “venerados padres” de la narradora (pág. 11).
* Padre de la narradora: tiene a su esposa –madre de Kwei-lan- y, además, tres concubinas.
* Madre de la narradora (pág. 15)
* Hermano
* Las “mujeres” de la familia de la narradora (págs. 13-14):
* Kwei-Mei, antepasada de la época de los Sung* muy hermosa a pesar de la viruela. *(Con este dato nos retrotrae en el tiempo, además, sin dar explicaciones directas habla de lo ancestral de su familia -la dinastía Sung fue una de las siete grandes dinastías de China, se divide en dos períodos distintos: Sung del Norte y Sung del Sur. Durante la dinastía Sung del Norte (960–1127), la capital se encontraba en la norteña ciudad de Pienking (Bianjing汴京, conocida hoy como Kaifeng, 開封), controlándose en aquel tiempo la mayor parte del territorio del interior de China. La dinastía Sung del Sur (1127–1279) se refiere al período que siguió después que la casa imperial de los Sung perdiera el control del norte de China y se retirase al sur del río Yangtzé, estableciendo su capital en Lin-an (臨安, hoy conocida como Hangchow, 杭州), ubicada en la provincia de Chekiang (Zhejiang).
* Abuela de la narradora: Yan Kweifei, la que sostenía en su puño un pájaro blanco.
* Wang da Ma, primera camarera de la madre de la narradora.
* Primera concubina del padre: gruesa, sin atractivo. Sólo tenía bien las manos que, según la narradora eran: “[…] blandas, muy calientes y parecían derretirse cuando se las oprimía”. Tiene dos hijos regordetes, golosos y glotones. Esta segunda dama (la primera es la madre de la narradora), tiene miedo a morir. Se atraca a pastelillos y semillas oleaginosas de sésamo.
* Segunda concubina –tercera dama-. Mujercita taciturna. Tuvo tres niñas a las que no hace ni caso y son consideradas en la casa como esclavas, y un niño gordo y paliducho que a los 3 años no sabe ni hablar ni caminar.
* Tercera concubina. Pequeña bailarina de Suchow, de nombre La-may, graciosa como la flor de su nombre, dulce, pálida y dorada. Es la predilecta del padre. Tiene un niño.

* Los Li, familia del marido de la narradora:
            Padre, se trata del mejor amigo del padre de la narradora.
            Madre del marido. “Anciana majestuosa…”
        Varias hijas. La 2ª está prometida con el hermano de la narradora; según la madre de Kwei-Lan, su futura nuera está versada en la ciencia de los “Cuatro Libros” y, según su opinión, […] en las mujeres la instrucción ha sido siempre un detrimento de su belleza” (Pág. 17).

Dioses a los que alude

Kwan-you, diosa de la misericordia, a la que invoca la narradora tras sentirse “rechazada” por su marido el mismo día de la boda. (Pág. 38).

Pan-ku, el dios creador.

Kwan-yin, diosa protectora de los hijos y la buena gestación.

Frases y párrafos de la obra que me han gustado:

* “Cuando cumplí los diez años dejé de ser una niña; mi madre, una mujer prudente y buena, me decía así:
- Una mujer debe guardar ante los hombres un florido silencio, procurando retirarse tan pronto como sea posible hacerlo sin pasar por torpe.” (Pág. 12).

* “Cuando reflexiono sobre la manera de interesarle [la narradora le cuenta a su “hermana” reflexiones sobre cómo ha de acercarse a su esposo], de pronto toda mi inventiva me parece estéril, yerma como arrozales después de la cosecha. Durante las horas que paso a solas, ocupada en bordar, pienso en muchas cosas bellas y delicadas que le diría. Por ejemplo, lo mucho que lo quiero. No, tenlo en cuenta, con las expresiones groseras copiadas del Oeste, sino con expresiones veladas como éstas:
- Mi señor, ¿has visto el amanecer esta mañana? Se hubiera dicho que la tierra saltaba al encuentro del sol. Al principio, todo era oscuridad; luego surgió la luz como una nota musical. Mi señor, yo soy tu pobre tierra que espera.” (Pág. 13).

* “[…] en las mujeres la instrucción ha sido siempre un detrimento de su belleza.” (Consejo que le da la madre a la narradora-protagonista a su hija antes de casarse –pág. 17-).


* “Desde hace tiempo aprendí que cuando una mujer logra penetrar en el corazón de un hombre, los ojos de ese hombre están como hipnotizados por la visión interna de ella, y así siguen durante algún tiempo, ciegos a cualquier otra verdad. [Palabras de la madre de la narradora ante la decisión de su hijo de casarse con una extranjera y romper su compromiso con la hija de los Li]. […] precepto del Gran Maestro que prescribe: “El primer deber del hombre es atenerse a la voluntad de sus padres”. (Págs. 117-118 y 122).

* “Me alegro de encontrarme otra vez sola con mi marido y el niño. Sin embargo, mi hermano y la extranjera han dejado un vacío como si un poco de vida se hubiese ido de nuestra casa. Como cuando cesa el viento del oeste, dejando tras de él una calma, en la que hay barruntos de muerte”. (Pág. 172).

* “[…] Está bien que no se crea en los dioses cuando nada turba nuestro espíritu; pero cuando el dolor cae en una casa, ¿a quién recurrir?”. (Pág. 196).

---o0o---

Mis notas:

Hay un gran desconocimiento por parte de la narradora (y de su madre) del mundo exterior. Ambas viven en el viejo oriente, el de las tradiciones ancestrales, de los antiguos dioses y costumbres. Piensan, como en toda sociedad cerrada y tan apegada a sus costumbres como ellos, que estas los las únicas válidas, que lo que llega de fuera es malo e indigno de ser copiado.
Para la narradora, cuando conoce el modo de vida de los extranjeros, se sorprende, maravilla e, incluso, rechaza –aunque, al final, por amor, se amolda- a ellos. Más abajo copio una serie de impresiones y sentimientos que le surgen pero, antes de añadirlos, sumar uno importantísimo que no anoté literalmente: cuando la narradora se casa, según la tradición, deja de ser hija de sus padres y pasa a formar parte de la familia y la casa del marido. Pero él, educado en el “Oeste”, no vive junto a su esposa en la casa paterna; busca un apartamento de dos pisos lo que trae consigo no sólo la bronca familiar pues es un punto de ruptura, muy grave, sino también un problema para Kwei-Lan: sus pies diminutos –a los que ella no considera tan diminutos como dictan las normas- sólo están acostumbrados a caminar por su casa, un edificio enorme construido en horizontal, sin escaleras ni necesidad de subir y bajar… Cuando llega al apartamento donde dará comienzo su vida como mujer casada sufre no sólo al ver la escalera, sino también al tener que subir por ella. El marido, médico, le quita las vendas que ahogan sus pies; se los cura… Pero, como dice la narradora, padece un doble dolor, el primero para tener unos pies a la altura de la costumbre y, después, para poder caminar por su casa, para que “regresen a la vida”, si es que ello es posible.


1º) “Los extranjeros comprenden la naturaleza y pueden tener hermosos jardines”, aunque a los ojos de ella estos jardines aparecen con una evidente rusticidad (pág. 88).

2º) La narradora se ve insultada, además ve en ello signos de mala educación, cuando el extranjero amigo de su esposo le tiende una taza de té con una sola mano, a ella, antes que a su marido, o cuando le da conversación en lugar de ser su mujer quien lo haga (pág. 90).

3º) Extrañeza ante el color blanco (en China símbolo de luto) de la mujer extranjera que lo utiliza para las ropas de sus niños, camas, etc. La extranjera dice que da mayor sensación de limpieza; la narradora piensa que, con un color oscuro se disimulan mejor las manchas (pág. 91); ella prefiere otros colores como el amarillo o azul flor de lis.

4º) Extrañamiento ante el modo de saludar del extranjero amigo de su marido: dándose la mano. Kwei-Lan lo explica así: “[…] e hizo ademán de cogerme la mano. Miré la suya […] Grande y huesuda, cubierta de pelos encarnados, rígidos y puntos negros. Noté que se me ponía la piel de gallina. ¡Nunca me atrevería a tocar aquella mano! […] escondí las mías en las mangas y me incliné. El extranjero acentuó su sonrisa y nos invitó a entrar”. (Pág. 89).

5º) La narradora “se queda pasmada” al saber que la extranjera amamanta a sus hijos (pág. 92).

6º) Cuando Kwei-Lan conoce a la mujer de su hermano –Mary- y la ve “demostrarle su amor” en la oscuridad del patio, ante ella y su esposo, sin esconderse, poniendo su cara sobre la mano de él, dice de ella que es “una descocada” e, incluso, cree que su hermano ha de sentirse avergonzado por ello (pág. 149). Dice de la extranjera que es “…como la flor del naranjo silvestre, pura y picante, pero sin fragancia”. (Pág. 150)

---o0o---

Descripción de personajes.-

* Kwei-Lan, en págs. 13 y 14 hace una descripción de sí, de su cara. No se cree bella, ni atractiva porque su esposo, cuando está frente a ella ni la mira y ella no sabe en qué piensa, de ahí que desee ser una mujer “moderna”, de belleza occidental.

* De la madre dice: “[…] la primera dama […] es muy delgada, su rostro pálido y tranquilo parece esculpido en marfil. He oído decir que en su juventud, antes de casarse, tenía unas magníficas cejas, de esas que llaman “de falena”, y los labios delicados como las coralinas nueces del albérchigo… […] tiene ojos parecidos a joyas tristes: perlas negras que languidecen por un exceso de ciencia y dolor”. (Pág. 19).
* La suegra de la narradora: “[…] Anciana majestuosa y tan corpulenta que sus pies no podían soportar, desde ya hacía tiempo, el peso de su cuerpo […] las manos llenas de anillos, y eran tan regordetas, que los dedos parecían embutidos rígidamente en una bola de carne llena de hoyuelos”. (Pág. 83).

* De Mary, la extranjera, esposa de su hermano e hija de un profesor de la Universidad donde estudió él: “[…] como la flor del naranjo silvestre, pura y picante, pero sin fragancia. (Pág. 150) […] la piel aparecía blanca y luminosa como las perlas a la luz de la luna, y sus cabellos parecían una llama dorada. Los ojos eran azules como un cielo tempestuoso, los labios tenían un pliegue algo desdeñoso”. (Pág. 154).

* Descripción del primer extranjero que conoce, amigo de su esposo y al que visitan juntos: “[…] en el umbral apareció “un diablo extranjero”. Era alto y contraía su rostro con una gran sonrisa. Comprendí por su vestimenta, igual a la de mi marido, que se trataba de un hombre, pero figúrate mi horror cuando vi que en el cráneo, en lugar de los cabellos negros y lisos de todo el mundo, tenía una especie de lana roja y encrespada. Dos ojos, parecidos a piedrecillas lavadas por las aguas del mar, brillaban en su rostro, en cuyo centro se destacaba una nariz como una montaña. Una criatura horrible, ¡más repulsiva que el mismo dios del Norte, a la entrada del templo!”. (Pág. 89).

* Descripción del segundo extranjero (esposa del anterior): <<[…] una mujer extranjera. En lugar calzones, llevaba una larga sotana de algodón, cogida por la cintura. Sus cabellos, no tan feos como los de su marido, eran largos y lisos; […] color amarillo, exento de hermosura. También tenía una nariz larga, pero no tan ganchuda como la de su marido, y manos  vulgares, con uñas cuadradas y cortas. ¡Y qué pies! Al mirarlos me imaginé unas barcas. “Con unos padres como éstos –pensé-, ¿cómo serán los diablillos extranjeros?”>>. (Pág. 89).

* Hijo de Kwei-Lan, a los 9 meses lo describe: gordo como un Buda.

* El hermano de la narradora es un palmo de estatura mayor que ella, ligero de movimientos y de hablar inquieto “[…] su rostro ovalado era el de nuestra madre; labios rectos y finos, las cejas bien marcadas y los ojos agudos. Era guapo […]”. (Pág. 106).
---o0o---

Datos sobre la autora obtenidos en Internet

Pearl S. Buck
Biografía.- Pearl Comfort Sydenstricker nació el 26 de junio de 1892 en Hillsboro (Virginia Occidental), EE. UU. Sus padres Absalom y Caroline Sydenstricker eran misioneros presbiterianos establecidos en China. Pearl fue la cuarta de siete hijos y una de sólo tres que llegaron a la edad adulta vivos. Nació mientras sus padres estaban en EE. UU., cuando tenía tres meses de edad volvió a China en la que pasó casi 40 años. La familia vivía en Chinkiang, en la provincia de Kiangsu. El padre pasaba largos meses fuera de casa en misión, la madre predicaba a las mujeres del pueblo en un pequeño dispensario que ella misma estableció. Desde la niñez Pearl hablaba inglés y mandarín, fue educada principalmente por su madre y un tutor chino, el señor Kung. Durante 1900 la familia tuvo que mudarse a Shanghai, poco tiempo después marcharon a EE. UU. a establecer un nuevo hogar. En 1919 conoció al economista en agricultura John Lossing Buck, se casaron y se establecieron en Nanhsuchou. Su primera hija, Carol, nació en 1921, víctima de una enfermedad sufrió retraso mental severo, durante el parto se le detectó un tumor de útero por lo que tuvo que someterse a una histerectomía. En 1925 adoptaron a una bebé, Janice. El matrimonio fue infeliz desde el comienzo, sin embargo duró casi 18 años. Desde 1920 a 1933 el clan vivió en Nanking en el campus de la universidad de la ciudad en la que ambos enseñaban. En 1921 la madre de Pearl murió y pronto su padre se mudó con Pearl y su marido. Las tragedias consecuentes desde 1920 que afectaron a Pearl tuvieron su epítome en 1927 en el Incidente Nanking. En una batalla en que participaron tropas nacionalistas, elementos de Chiang kai-shek, fuerzas comunistas y varios occidentales, resultaron asesinadas muchas personas. Los Bucks pasaron el día escondiéndose hasta que los rescataron hombres estadounidenses. Se mudaron por un año a Japón y luego volvieron a Nanking donde las condiciones aún eran peligrosas.
En 1938 obtuvo el Premio Nobel de Literatura. Pearl murió en marzo de 1973, dos meses después de cumplir los 81 años. Su tumba está ubicada en Green Hills Farm.

Obra

Escribió más de 85 libros, muchos de los cuales son novelas que ofrecen un amable retrato de China y su gente. De su estancia en el empobrecido pueblo de Nanhsuchou, Pearl sacó la semilla que la llevaría a escribir The Good Earth y otras historias de China. Su producción literaria abarca géneros tan dispares como el relato, el teatro, el guión cinematográfico, la poesía, la literatura infantil, la biografía y hasta un libro de cocina. Su estilo sencillo y directo, y su preocupación por los valores fundamentales de la vida humana, tienen su origen en el estudio de la novela china.
* En 1920 comenzó a publicar sus historias y ensayos en revistas como Nation, The Chinese Recorder, Asia y Atlantic Monthly. Su primera novela, Viento del este, viento del oeste fue publicada por la compañía John Day en 1930. El ejecutivo de esta compañía, Richard Walsh se convertiría en el segundo esposo de Pearl en 1935, después de que ambos se divorciaran. En 1931 la misma compañía publicó La buena tierra, que se convirtió en el libro más vendido en 1931 y 1932, ganó el premio Pulitzer y la Medalla Howells en 1935, además fue adaptado para película por la MGM en 1937. En 1938, a menos de 10 años de publicar su primer libro, Pearl ganó el Premio Nobel de Literatura siendo la primera mujer norteamericana en lograr tal reconocimiento. Entre sus obras posteriores cabe mencionar La estirpe del dragón (1942), Los Kennedy (1970) y China tal y como yo la veo (1970). Para el momento de su muerte en 1973, llevaba publicados más de 70 libros entre novelas, colecciones de historias, biografías, autobiografías, poesía, drama, literatura infantil y traducciones desde el chino.
* En 1934 se mudó de forma permanente a EE. UU. Junto a Richard compraron una granja, Green Hills Farm en el Condado de Bucks, PA. Adoptaron seis niños más. Su granja es ahora parte del registro de Edificios Históricos, más de 15.000 personas la visitan cada año. Desde el día en que pisó tierra estadounidense, Pearl fue activista por los derechos civiles y de la mujer. Siguió publicando ensayos, en Crisis, el diario de NAACP, y Oportunity, la revista de la Liga Urbana y, durante 20 años, trabajó en la Universidad Howard. En 1942 ella y su marido fundaron la Asociación East and West, dedicada al intercambio cultural y el entendimiento entre Asia y occidente. En 1949 fundó Welcome House, la primera agencia de adopción en que aceptaban niños asiáticos y mestizos. Además en 1964 estableció la fundación Pearl S. Buck que proveía de atención para niños asiático-estadounidenses que no eran elegibles para adopción, lo que también benefició a cientos de niños en varios países de Asia.

Obras
East Wind, West Wind (Viento del este, viento del oeste, 1929).
The Good Earth (La buena tierra, 1931), con la que obtendría el premio Pulitzer.
The Young Revolutionist (La joven revolucionaria, 1931).
Sons (Hijos, 1932).
The First Wife (La primera esposa, 1933).
The Mother (La madre, 1934).
A House Divided (Un hogar dividido, 1935).
Fighting Angel (El ángel combatiente, 1936).
This Proud Heart (Este orgulloso corazón, 1938).
The Patriot (El patriota, 1939).
Other Gods (Otros dioses, 1940).
Dragon Seed (La estirpe del dragón, 1942).
The Promise (La promesa, 1943).
Pavilion of Women (Pabellón de mujeres, 1946).
Portrait of a Marriage (Retrato nupcial, 1948).
Kinfolk (Los parientes,1949).
The Child Who Never Grew (El niño que nunca creció, 1950)
The Hidden Flower (La flor escondida, 1952)
My Several Worlds: A Personal Record (Mis diversos mundos, 1954).
Letter from Peking (Carta de Pekín, 1957).
A Bridge for Passing (Puente de paso, 1962).
The Living Reed (El cañaveral viviente, 1963).
Death in the Castle (Muerte en el castillo, 1964)
The three daughters of madame Liang (Las tres hijas de madame Liang, 1969)
China como la he visto (1971), libro de memorias.
Yu Lan, el niño aviador de china (1973).
Men of God ( Hombres de Dios)

Escribió además un folleto, por el que fue expulsada de la Junta Presbiteriana de Misiones, titulado: ¿Tienen defensa las misiones extranjeras?

Adaptaciones cinematográficas

En 1937 se adaptó La buena tierra al cine. Dicha película consiguió dos premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de los Ángeles, California. Los galardones obtenidos fueron: Mejor actriz y mejor fotografía.

En 1944 se adaptó La estirpe del dragón. No tuvo mucho éxito, pero resulta curioso ver todo un reparto occidental con ojos rasgados. Entre otros, Katharine Hepburn.

En el año 2001 el director Yim Ho adaptó la novela Pabellón de mujeres a la gran pantalla con el actor Willem Dafoe como coprotagonista junto a Yan Luo.


Enlace en Internet: