¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!
Hoy, 22 de marzo de 2015, "Mis lecturas" y yo, cumplimos nuestro segundo año compartiendo eso: lecturas; mejor decir, comentarios de lecturas.
En veinticuatro meses han pasado por esta "casa" 23.579 personas.
¡¡GRACIAS A TODOS!!

lunes, 22 de julio de 2013

Alcazaba, Jesús Sánchez Adalid



Título: Alcazaba

Autor: Jesús Sánchez Adalid

Género: Novela histórica

Edición: Círculo de Lectores con licencia de Ediciones Planeta, Madrid S. A., 2012

Imagen de la sobrecubierta: Winfried Bährle, a partir de unas imágenes de Aisa y REDAV/Shutterstock

469 páginas

Empezado a leer el 24-V-2013

Acabado de leer el 17-VII-2013

Biobibliografía del autor (la que aparece en la solapa de la obra).- Nació en Villanueva de la Serena, provincia de Badajoz, en julio de 1962. Se licenció en Derecho por la Universidad de Extremadura y realizó el doctorado en la Universidad Complutense de Madrid. Ejerció como juez, pero posteriormente decidió estudiar Filosofía y Teología, tras lo cual ingresó en el seminario y se convirtió en el párroco del pueblo de Alage, en la diócesis de Mérida-Badajoz.
Jesús Sánchez Adalid 

Es autor de varios títulos:

* La fuente del Atenor, finalista del premio Felipe Trigo
* Félix de Lusitania
* La sublime puerta
* El cautivo
* El caballero de Alcántara
* La tierra sin mal
* El mozárabe
* La luz del oriente
* En compañía del sol
* El alma de la ciudad, premio Fernando Lara de novela
* Los milagros del vino
* Galeón


Ha sido distinguido, asimismo, con la Medalla de Extremadura y el premio Extremeños de Hoy. Ha colaborado en Radio Nacional, en el diario Hoy y en las revistas National Geographic Historia y Vida nueva.

Resumen de la obra (el que aparece en la sobre cubierta).- Mientras Córdoba sea la señora, Mérida no será sino una esclava. Es el sentir que comienza a surgir entre algunos líderes emeritenses, cansados de los tributos y el poderío que emanan de la capital del imperio del emir Abderramán. Corren tiempos difíciles y no tardarán en soplar vientos de guerra, en los que la inquieta Mérida deberá acudir a su cita con el destino.


Opinión personal sobre esta novela.- Aún siendo una novela histórica, es de las que te atrapa desde el comienzo.
Narrada en tercera persona, cuenta (en principio) las peripecias de una hermosa judía –Judit al-Fatine, la Guapísima- casada con un musulmán viejo, feo y tullido del que queda viuda y sin hijos; esto hace que la hermana del muerto sea la heredera de todos los bienes, por lo que la esposa queda en la más completa inopia y debe regresar a la casa de sus padres.
Este es, poco más o menos el resumen del primer capítulo. El autor “engaña” a los lectores quienes pensamos en “otra historia” y, damos por hecho, que la protagonista de la obra será esta hermosa mujer y sus posibles problemas, devaneos amorosos, etc. (que, de hecho, existen a lo largo de los capítulos; historias entremezcladas con otras que son reales y otras que pudieron suceder).
En realidad la protagonista de la historia es esa “Alcazaba”, ese –como cita la Real Academia- “Recinto fortificado, dentro de una población murada, para refugio de la guarnición”. La alcazaba era la perla de los gobernadores de la época. Todos querían poseerla.
La obra nos da una visión de la llamada “España de las tres culturas”, pero no esa España apacible que nos han pintado, sino de una época convulsa, quizá por la circunstancias, quizá por las grandes diferencias. El autor nos habla de una Mérida empobrecida por las lluvias torrenciales que han terminado con las cosechas y, la falta de grano, de pasto, hace que el ganado también se muera de hambre. Esto unido a los grandes impuestos con los que el sultán de Córdoba los machaca, hace que los ciudadanos de Mérida, en un primer momento, se unan contra el opresor cordobés, se sienten protegidos tras sus murallas pero, al final, caen: la desunión entre los habitantes, los diferentes modos de pensar, los motivos personales, la ambición de muchos de ellos por llegar al poder, por ser quienes gobiernen a la grandiosa Mérida, capital de la Lusitania romana, todo ello la lleva a la destrucción.
Es una novela muy buena a la que le pondré un “pero”: para mi gusto el autor la termina de una manera muy brusca, es como si le hubieran dicho “No tienes más folios, hasta aquí puedes escribir”. Alguna de las cosas que me faltaron las encontré en los “Apéndices”, en las “Notas históricas” que aparecen al final de la obra.